¿Sabías que cada 29 de julio se celebra en todo el mundo el Día del Labial? Tenía toda la razón Coco Chanel cuando dijo: "Si estás triste, ponte más pintalabios y ataca". Sin dudas, este producto juega un papel fundamental en nuestro maquillaje y es perfecto que tengamos una fecha dedicada a él.  

 

 

Por supuesto, existen muchísimos tipos de labiales, pero la preferencia por el color rojo ha sido histórica. ¡El labial rojo multiplica esa fuerza que necesitamos para salir a comernos el mundo! Además, este color es capaz de darle un giro total a nuestro makeup. 

Aquí te contamos por qué está entre los preferidos, según estudios científicos al respecto y según lo que cuenta la historia.

Más juventud y más equilibrio para el rostro

Según un estudio publicado por académicos del del Gettysburg College, en Pennsylvania, al utilizar el rojo, tendremos una apariencia más juvenil. Con los años los labios ganan en palidez y este color de labial contrarresta eso.

Además, en su estudio, los científicos demostraron que el lipstick rojo ayuda a balancear la complexión del rostro.

Más confianza y sensualidad

Según investigadores de la la Universidad de Manchester y de la Universidad de Harvard:

  • Las mujeres que utilizan colores de maquillaje “más atrevidos” (como el rojo), suelen sentir más confianza en sí mismas.
  • El pintalabios rojo es más llamativo para los hombres que otros tonos.

La historia del labial rojo: fuerza y poder

¿Sabías que durante la II Guerra Mundial, Winston Churchill ordenó que se paralizara en Gran Bretaña la producción de cosméticos. Solamente se mantuvo la fabricación del lápiz de labios rojo: representa fuerza y seguridad.

Además, en el libro, Red Lipstick: An Ode to a Beauty Icon, de Rachel Felder, puede leerse: 

 “Adolf Hitler odiaba el lápiz labial rojo. Durante la Segunda Guerra Mundial los labios rojos eran sinónimo de audacia y de valentía. En los países aliados, llevarlo se convirtió en un signo de patriotismo y toda una declaración contra el fascismo”.

Sin dudas, este labial tiene una connotación muy fuerte. Históricamente ha estado entre los más preferidos, como un símbolo del maquillaje femenino y del empoderamiento de la mujer. ¿Tú lo utilizas?



×